domingo, 18 de abril de 2010

Unas reflexiones sobre el dinero

¿Qué es el dinero? Podemos afirmar, sin muchas dudas, que el dinero en la actualidad, consiste básicamente en confianza. Puedes creer en el dinero, o no.

Si no te crees el dinero que manejas, tratarás por todos los medios de deshacerte de él y cambiarlo cuanto antes por otro bien, o por otra divisa más confiable.

El dinero ha existido desde hace mucho tiempo. En un principio consistía en algún tipo de mercancía, con un valor intrínseco, asignado por el hombre, fácilmente divisible y perdurable en el tiempo, de forma que pudiera utilizarse para facilitar las transacciones, incluso las de valor muy pequeño, y constituyera un depósito de valor.

Entonces, ¿en qué consiste hoy en día el dinero?, si lo que intercambiamos a lo más consiste en una serie de papeles, o de trozos de metal, cuyo valor es muy difícil que alcance el nominal que figura en ellos, o bien lo único que intercambiamos son apuntes en cuenta, en la actualidad almacenados en medios electrónicos.

Existe la creencia generalizada de que todo el dinero que circula en la economía, está respaldado por los gobiernos o los bancos centrales, por algún tipo de mercancía valiosa, como el oro, que se encuentra almacenado en los depósitos centrales de estas instituciones.

Lo siento, pero esto no es así. No es así desde hace mucho tiempo. Lo que la gente piensa es en el “patrón oro”, pero esto se abolió de facto en las primeras décadas del siglo XX, y de hecho en la década de los 60 de dicho siglo.

En la actualidad, lo que existe es dinero fiduciario; es un dinero “ficticio” en cuanto al sentido que la generalidad de las personas dan a la idea de dinero. Funciona mientras la gente crea en el sistema. Si por una mala política de las autoridades se provocara una inflación desbocada, la moneda dejaría inmediatamente de funcionar y se buscaría desesperadamente otro medio para almacenar el valor.

¿Cómo se maneja la máquina de imprimir billetes? El monopolio de la creación del dinero suele ejercerse por los estados. Son estos los que literalmente aceleraban o frenaban la emisión de moneda cuando la sociedad funcionaba casi exclusivamente de forma no bancaria, mediante dinero efectivo, y en la actualidad siguen haciendo lo mismo en esencia.

Los bancos comerciales (bancos y cajas) son los que actualmente crean el dinero, que en su mayor parte es dinero bancario (depósitos o apuntes en cuenta), pero son las autoridades monetarias las que controlan la cantidad de dinero que se inyecta en la economía.

Los bancos están obligados por ley a mantener una parte de sus depósitos en el banco central, en garantía de devolución de los mismos; se denomina coeficiente de caja. Esto suele ser un porcentaje muy pequeño en las economías actuales. El resto del dinero lo prestan. Estos préstamos serán también depósitos en su mayor parte (excepto el correspondiente depósito en el banco central y las cantidades que los prestatarios retiren en efectivo, que no suele ser mucho). La parte del préstamo que ha quedado en forma de depósito queda disponible para el banco, que procederá a prestarla. Y así sucesivamente. Existe un número, calculado para las distintas economías que se llama multiplicador bancario, que nos indica la cantidad de veces por las que se multiplica un depósito en un banco a base de sucesivos préstamos y depósitos. De esta manera se crea el dinero bancario.

Las autoridades monetarias tienen dos formas de regular la cantidad de dinero. Por una parte mediante el coeficiente de caja. Si disminuye, aumentará la cantidad de dinero, y viceversa.

Por otra parte mediante préstamos a corto plazo a los bancos; en España es la subasta del Banco de España. Son préstamos tan a corto plazo, que son de un día. Si se desea aumentar la cantidad de dinero, se ofrece el dinero a menor tipo de interés, por lo que los bancos tomarán más a préstamo, cantidades que utilizarán para sus pagos, y para conceder préstamos, aumentando la base monetaria. Sensu contrario, si ofrece el dinero a mayor tipo de interés, disminuirá la base monetaria. Los bancos centrales también pueden hacer operaciones de deuda (emisión de deuda pública de los gobiernos).

¿Qué problema tiene esto? Si la autoridad monetaria está muy influida por decisiones políticas o es poco consecuente respecto a los efectos que su gran poder puede provocar, puede causar inflación o deflación en la economía.

Si la cantidad de dinero es excesiva, al final se causará una elevación generalizada de precios. A esto se le denomina inflación, y es muy perniciosa. Si esto ocurre, el dinero disminuirá de valor, y si se descontrola, la gente saldrá del sistema monetario y buscará otros bienes en los que depositará su valor.

La deflación es lo contrario, y es un síntoma de problemas económicos muy serio: en este caso el consumo y la producción en la economía se han contraído tanto, que hay que reducir el precio de los montantes de productos en existencias, para poder venderlos.

Para evitar disfunciones en el mercado monetario, si lo que existe es moneda fiduciaria, la cantidad de dinero existente en la economía debe estar emparejada con el valor de la cantidad total de bienes y servicios que se producen en el sistema económico. Lo contrario provocará las disfunciones dichas en el párrafo anterior.

¿Interesante? ¿A que da un poco de miedo?

Publicado en www.a1h3.com el 25/09/2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario